Helado de tomate

Receta del helado de tomate

¿Te apetece añadir a tus platos un refrescante helado de tomate? A continuación te ofrecemos diferentes técnicas y métodos para hacer esta delicia para el paladar. Te explicamos paso a paso cómo hacer un helado de tomate con y sin huevo, con y sin heladera y con y sin Thermomix. Así, ya no tendrás excusa para no hacer tu propio helado de tomate casero.

Helado de tomate

Helado de tomate con heladera

Con esta receta podrás disfrutar de un magnífico helado de tomate hecho de la forma más tradicional, con huevo y heladera.

Ingredientes

  • 1,5 kilos de tomates carnosos pelados.
  • 200 gramos de azúcar moreno.
  • 1 1/2 cucharadira de garam masala.
  • 2 yemas de huevo.
  • 2 cucharadas de harina.
  • 480 ml de leche.
  • 2 cucharadas de jengibre rallado.
  • 240 ml de nata.

Preparación

  • Precalienta el horno a 120 grados.
  • Escalda los tomates para quitarles la piel más fácilmente. Pela los tomates.
  • Prepara un bol con un colador encima y la bandeja del horno con el papel de horno encima. Corta los tomates pelados encima del colador para que todo el jugo caiga al bol. Aprieta los tomates contra el colador para extraer todo el jugo posible. Coloca los trozos de tomate en la bandeja en una sola capa. Si no hay al menos 2 tazas de jugo de tomate (480 ml), corta más tomates.
  • Mezcla el garam masala con el azúcar moreno y espolvorea la mezcla sobre los tomates.
  • Hornea los tomates troceados durante unas 2 horas y media. Deben quedar un poco secos pero seguir conservando una parte carnosa.
  • Mientras tanto, echa el jugo de tomate con 4 cucharaditas de azúcar en un cazo y calienta a fuego medio, removiendo ocasionalmente hasta que comience a hervir. Baja un poco el fuego y sigue cocinando, removiendo ocasionalmente, una media hora más hasta evaporar el líquido y conseguir una consistencia muy espesa. Apaga el fuego y reserva a temperatura ambiente.
  • Pon la leche y la mitad del azúcar en un cazo. Calienta a fuego lento hasta que hierva removiendo ocasionalmente. Retira del fuego y deja que se enfríe ligeramente.
  • Bate las yemas de huevo y con el azúcar restante en un tazón hasta que la masa resultante sea pálida y espesa.
  • Añade la harina a los huevos batidos y mezcla completamente.
  • Agrega las yemas batidas a la leche. Vuelve a encender el fuego y cuece la crema a fuego lento sin dejar de remover hasta que espese y la masa recubra la parte posterior de una cuchara de madera. No permitas que la mezcla hierva o se cuaje.
  • Vierte en un bol y añade el jengibre rallado. Deja enfriar, remueve ocasionalmente.
  • Mientras, tocea aún más los tomates horneados y reserva.
  • Cuela la crema ya fría para eliminar el jengibre rallado.
  • Monta la nata y mézclala suavemente a la crema.
  • Mézclalo en una heladera, de acuerdo con las instrucciones del fabricante, hasta que se congele completamente. Cuando esté casi mezclado, añade 1 taza de tomate troceado y el jarabe de tomate.

Helado de tomate sin heladera

Con esta receta podrás disfrutar de un cremoso helado de tomate aunque no tengas heladera. Utiliza los mismos ingredientes y sigue los mismos pasos, salvo el último, del apartado anterior: Helado de tomate con heladera. En su lugar, mete la crema en el congelador. Para que quede cremoso sin heladera deberás sacar el helado del congelador cada 45 minutos y mezclar con las varillas para romper los cristales de hielo. Repite este proceso durante 2 o 3 horas. De esta forma conseguirás un helado casero muy cremoso. La última vez que saques el helado para romper los cristales de hielo, añade 1 taza de tomate troceado y el jarabe de tomate.

Helado de tomate con Thermomix

Con esta receta podrás disfrutar de un estupendo helado de tomate hecho con Thermomix. Te explicamos cómo hacer tu helado de tomate casero con y sin heladera.

Ingredientes

  • 500 gramos de tomates cherry.
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico.
  • 1 pizca de sal.
  • 6 hojas de albahaca.
  • 360 ml de leche.
  • 360 ml de nata.
  • 150 gramos de azúcar.
  • 2 cucharadas de maicena.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 60 gramos de queso cremoso.
  • 1 cucharada de semillas de albahaca (opcional).
Receta del helado de tomate

Preparación

  • Precalienta el horno a 180 grados.
  • Corta los tomates cherry por la mitad y colócalos boca arriba. Rocíalos con el vinagre balsámico y espolvoréales un poco de sal. Hornéalos durante 30 minutos. Deja enfriar.
  • En un tazón, mezcla la maicena con 60 ml de leche hasta que no queden grumos. Reserva.
  • Añade la leche, la nata, el azúcar, las hojas de albahaca y la vainilla al vaso y mezcla a velocidad 4 durante 2 minutos a 80 grados.
  • Mientras que todavía está a velocidad 4, añade la maicena con la leche por el bocal. Programa 6 minutos más a velocidad 4 y 90 grados.
  • Después, añade el queso cremoso y los tomates horneados. Mezcla 1 minuto a velocidad progresiva 5-7-10.
  • Cuela el helado con un colador de malla fina.
  • Después, congela en una heladera de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  • Alternativamente, si no tienes heladera puedes meter el helado en el congelador durante 1 hora, sácalo y programa 30 segundos a velocidad 6. Haz esta operación 3 veces más para romper los cristales de hielo y conseguir un helado cremoso. Hecho esto, deja el helado en el congelador hasta que lo quieras consumir.
  • Sirve con unas semillas de albahaca espolvoreadas.

Helado de tomate sin huevo

Con esta receta podrás disfrutar de un delicioso helado de tomate sin huevo. Es muy fácil de hacer.

Ingredientes

  • 500 gramos de tomates maduros.
  • 250 ml de nata.
  • 50 gramos de miel.
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharadita de pimienta molida.

Preparación

  • Escalda los tomates para pelarlos más fácilmente. Pela los tomates y tritúralos hasta conseguir un puré fino.
  • Pon el puré en un cazo y caliéntalo a fuego medio hasta que se reduzca hasta la mitad.
  • Mezcla la miel, el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Reserva.
  • Monta la nata.
  • Añade la nata al resto de ingredientes y mezcla bien.
  • Congela durante al menos 6 horas. Saca el helado del congelador cada hora durante las primeras 3 horas y mezcla bien. La última vez que saques el helado del congelador, añade la reducción del puré de tomate.
  • Si tienes heladera, congela de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Cuando el helado esté casi congelado, añade la reducción del puré de tomate.