Helado de queso de cabra

Con esta receta podrás disfrutar de un sorprendente helado de queso de cabra con frambuesas hecho de la forma más tradicional. No te preocupes si no tienes heladera, te explicamos cómo hacerlo con y sin heladera.

Helado de queso de cabra

Ingredientes

  • 300 ml de nata líquida para montar.
  • 112 gramos de azúcar y 38 gramos de azúcar invertido (o 150 gramos de azúcar).
  • 50 ml de leche.
  • 4 yemas de huevo.
  • 400 gramos de queso de cabra sin corteza.
  • 200 gramos de frambuesas congeladas.

Preparación

  • Calienta la leche, el azúcar invertido y una pizca de sal en un cazo a fuego lento, sin que hierva.
  • Cuando esté caliente, añade el queso troceado y remueve hasta que se haya deshecho por completo.
  • Bate las yemas de huevo y el azúcar en un tazón hasta que la masa resultante sea pálida y espesa. Agrega esta mezcla al cazo y cuece la crema a fuego lento sin dejar de remover hasta que espese y la masa recubra la parte posterior de una cuchara de madera. No permitas que la mezcla hierva o se cuaje.
  • Deja que la crema se enfríe a fondo, ya sea en la nevera o introduciendo el vaso en un balde de agua con hielo.
  • Mientras, monta la nata. Una vez que la crema esté fría, mézclala con la nata hasta conseguir una textura uniforme.
  • Con heladera: Mézclalo en tu heladera, de acuerdo con las instrucciones del fabricante, hasta que se congele completamente.
  • Sin heladera: Mete el helado en el congelador. Para que quede cremoso sin heladera deberás sacar el helado del congelador cada 45 minutos y mezclar con las varillas para romper los cristales de hielo. Repite este proceso durante 2 o 3 horas.
  • Mientras el helado se está congelando, tritura las fresas congeladas. Cuando el helado esté casi congelado, mézclalas con él. Así, evitarás que el helado se vuelva de color rosa.