Helado de queso azul

Con esta receta podrás disfrutar de un cremoso helado de queso azul con miel. Puede parecerte un poco raro, pero no está ni dulce ni salado. Este helado tiene un sabor un poco más fuerte de lo habitual, pero no sabe excesivamente a queso azul. Aunque no te guste la miel, no te preocupes, no le aporta un gran sabor y ayuda a que no se formen cristales de hielo, lo que hace que el helado sea aún más cremoso.

Helado de queso azul

Ingredientes

  • 120 gramos de miel.
  • 100 gramos de queso azul (o roquefort) a temperatura ambiente.
  • 260 ml de leche.
  • 260 ml de nata para montar.
  • 4 yemas de huevo.

Preparación

  • Calienta la miel en el microondas durante unos segundos y resérvala.
  • Desmenuza el queso azul en un bol grande y resérvalo.
  • Pon la leche en un cazo a calentar a fuego lento sin dejar que hierva.
  • Bate las yemas de los huevos y añádelas a la leche caliente sin dejar de remover. Cuece la crema a fuego lento hasta que espese y la masa recubra la parte posterior de una cuchara de madera. Ni dejes de remover en ningún momento y no permitas que la mezcla hierva o se cuaje.
  • Vierte la crema en el bol del queso azul y remueve hasta que se derrita por completo.
  • Monta la nata y añádela junto con la miel al bol. Mezcla bien y pasa la crema por un colador para eliminar cualquier grumo.
  • Deja enfríar en la nevera como mínimo 3 horas.
  • Con heladera: Mézclalo en tu heladera, de acuerdo con las instrucciones del fabricante, hasta que se congele completamente.
  • Sin heladera: Mete el helado en el congelador. Para que quede cremoso sin heladera deberás sacar el helado del congelador cada 45 minutos y mezclar con las varillas para romper los cristales de hielo. Repite este proceso durante 2 o 3 horas.
  • Para servir, puedes decorar el helado con unas nueces.