Helado de Gin Tonic

Receta del helado de Gin Tonic

Todo el mundo necesita una buena receta para el helado de Gin Tonic y por ese motivo, a continuación te ofrecemos diferentes técnicas y métodos para hacer esta delicia para el paladar. Te explicamos paso a paso cómo hacer un helado de Gin Tonic con y sin huevo, con y sin heladera y con y sin Thermomix. Así, ya no tendrás excusa para no hacer tu propio helado de Gin Tonic casero.

Helado de Gin Tonic

Helado de Gin Tonic con heladera

Con esta receta podrás disfrutar de un magnífico helado de Gin Tonic hecho de la forma más tradicional, con huevo y heladera.

Ingredientes

  • 6 yemas de huevo.
  • 200 gramos de azúcar en polvo.
  • 250 ml de leche.
  • 250 ml de nata para montar.
  • 150 ml de ginebra.

Preparación

  • Calienta la leche en un cazo a fuego lento, cuando vaya a hervir, retira del fuego y deja que se enfríe ligeramente.
  • Bate las yemas de huevo y el azúcar en un tazón hasta que la masa resultante sea pálida y espesa.
  • Agrega las yemas batidas a la leche y vuelve a encender el fuego. Cuece la crema a fuego lento sin dejar de remover hasta que espese y la masa recubra la parte posterior de una cuchara de madera. No permitas que la mezcla hierva o se cuaje.
  • Vierte en un bol y deja enfriar, remueve ocasionalmente.
  • Cuando la crema esté fría, añade la ginebra y mezcla bien.
  • Monta la nata, luego únela al resto de ingredientes ya mezclados.
  • Mézclalo en una heladera, de acuerdo con las instrucciones del fabricante, hasta que se congele completamente.

Helado de Gin Tonic sin heladera

Con esta receta podrás disfrutar de un cremoso helado de Gin Tonic aunque no tengas heladera. Utiliza los mismos ingredientes y sigue los mismos pasos, salvo el último, del apartado anterior: Helado de Gin Tonic con heladera. En su lugar, mete la crema en el congelador. Para que quede cremoso sin heladera deberás sacar el helado del congelador cada 45 minutos y mezclar con la batidora para romper los cristales de hielo. Repite este proceso durante 2 o 3 horas. De esta forma conseguirás un helado casero muy cremoso.

Helado de Gin Tonic con Thermomix

Con esta receta podrás disfrutar de un estupendo helado de Gin Tonic hecho con Thermomix. Te explicamos cómo hacer tu helado de Gin Tonic casero con y sin heladera.

Ingredientes

  • 100 ml de nata para montar.
  • 40 ml de ginebra.
  • 250 ml de tónica.
  • 100 gramos de azúcar.
  • 20 gramos de azúcar invertido.
  • Ralladura de la piel de 1 limón.
Receta del helado de Gin Tonic

Preparación

  • Echa el azúcar en el vaso y programa 10 segundos a velocidad 10.
  • Añade la ginebra, la tónica y el azúcar invertido en el vaso y mezcla 8 segundos a velocidad 5.
  • Cuando la tónica ya no tenga burbujas, añade la nata bien fría y mezcla a velocidad 5 durante 30 segundos.
  • Añade la ralladura de la piel de un limón (sin la parte blanca) y programa 1 minuto a velocidad 5.
  • Después, congela en una heladera de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  • Alternativamente, si no tienes heladera puedes meter el helado previamente enfriado en el congelador durante 1 hora, sácalo y programa 30 segundos a velocidad 6. Haz esta operación 3 veces más para romper los cristales de hielo y conseguir un helado cremoso. Hecho esto, deja el helado en el congelador hasta que lo quieras consumir.

Helado de Gin Tonic sin huevo

Con esta receta podrás disfrutar de un delicioso helado de Gin Tonic sin huevo. Es muy fácil de hacer.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bayas de enebro.
  • 500 ml de leche.
  • 350 ml de nata para montar.
  • 30 ml de jarabe de maíz.
  • 100 gramos de azúcar.
  • 11 gramos de maicena.
  • 35 gramos de queso tipo Philadelphia.
  • 1 pizca de sal.
  • 60 ml de ginebra.

Preparación

  • Muele las bayas de enebro.
  • Mezcla las bayas de enebro molidas, la leche, la nata, el azúcar y el jarabe de maíz en un cazo. Calienta a fuego medio. Antes de que hierva, apaga el fuego, tapa el cazo y deja reposar durante 1 hora.
  • En un tazón pequeño mecla 2 cucharadas de leche con la maicena. Reserva.
  • En un tazón mediano bate el queso cremoso y la sal hasta conseguir una textura suave. Coloca un colador de malla fina sobre el tazón y reserva.
  • Después de la maceración (1 hora), vuelve a calentar el cazo con las bayas de enebro molidas, la leche, la nata, el azúcar y el jarabe de maíz y calienta a fuego medio hasta que hierva.
  • Retira del fuego y añade la maicena sin dejar de remover. Vuelve a colocar el cazo en el fuego removiendo constantemente hasta que vuelva a hervir, espese y la masa resultante recubra la parte posterior de una cuchara de madera.
  • Llena un recipiente grande con agua helada.
  • Poco a poco, vierte esta crema a través del colador sobre el queso cremoso y bate hasta que quede suave. Coloca el tazón en el recipiente de agua helada para que se enfríe. Remueve ocasionalmente.
  • Cuando esté frío, añade la ginebra y mezcla bien.
  • Congela durante al menos 6 horas. Saca el helado del congelador cada hora durante las primeras 3 horas y mezcla bien.
  • Si tienes heladera, congela en tu máquina de acuerdo con las instrucciones del fabricante.